Carrito
No hay productos en el carrito

Hígado graso y fructosa

El hígado graso es la acumulación de grasa alrededor del hígado.

Existen dos tipos principales:

    • Hígado graso alcohólico: por consumo de alcohol
    • Hígado graso no alcohólico: consecuencia de otras causas metabólicas: 
      • Sobrepeso u obesidad
      • Prediabetes (resistencia a la insulina)
      • Diabetes tipo 2
      • Triglicéridos altos
      • Hipertensión arterial

En este caso nos vamos a centrar en las causas del hígado graso no alcohólico.

 

El higado graso, al contrario de lo que se suele creer, no se forma por el consumo de grasa procedente de la dieta si no por un excesivo consumo de fructosa y carbohidratos.

 

El hígado es el único capaz de metabolizar la fructosa y cuando hay un exceso, la transforma en grasa mediante el proceso llamado lipogénesis de novo. Esta vía metabólica se encarga de convertir los carbohidratos en ácidos grasos en forma de triglicéridos.

 

Por otro lado,  un consumo excesivo de otros carbohidratos mantendrán los niveles de insulina elevados y el proceso de lipogénesis de novo activo.

 

Entonces, ¿qué causa el higado graso?

  • Exceso de calorías.
  • Consumo elevado de carbohidratos refinados.
  • Consumo elevado de azúcar y fructosa: dulces, refrescos azucarados, ultraprocesados
  • Sedentarismo: la falta de actividad física y pasar demasiado tiempo sentados favorece la acumulación de grasa hepática.

 

¿Dónde se esconde la fructosa?

 

Podemos encontrar la fructosa en su forma simple procedente de la fruta; sin embargo, la mayoría de la fructosa que ingerimos la hacemos a través de productos ultra procesados y tiene nombres como:

 

  • miel
  • Jarabe de maíz rico en fructosa
  • Sirope de agave
  • fructosa (utilizada como edulcorante)
  • Panela
  • Bebidas comerciales azucaradas
  • Sacarosa: es el azúcar común y  (se compone de glucosa+frcutosa)
  • Otros productos ultraprocesados

 

¿Cómo podemos revertir el hígado graso?

 

  • Llevar una dieta baja en hidratos de carbono y alta en grasa como la dieta low carb o la cetogénica.
  • Eliminar el consumo de hidratos de carbono de rápida absorción y elevado índice glucémico como harinas refinadas, refrescos y fructosa añadida.
  • Reducir los niveles de inflamación: evita los aceites de semillas vegetales ricos en ácidos grasos poliinsaturados.
  • Aumentar el consumo de Omega 3: sus efectos antiinflamatorios son beneficiosos para revertir el hígado graso. Aumenta el consumo de pescado azul pequeño como anchoa, boquerón, sardina o caballa.
  • Realizar ejercicio físico de forma regular: ayuda a revertir los síntomas de resistencia a la insulina y reducir la grasa del hígado.
  • Colina e inositol: contribuyen a mantener la función hepática normal.
  • Vitaminas y minerales:
  • Fitoterapia: plantas amargas para depurar hígado como:
    • Vitaminas del grupo B
    • Vitamina E y A
    • Zinc
    • Selenio
    • Boldo
    • Cardo Mariano
    • Alcachofera
    • Rábano negro
    • Diente de León
    • Cúrcuma
    • Reishi

María Torres 

Técnico Superior en Dietética

Centro Vital Salud

 

Si necesitas asesoramiento personalizado, ponte en contacto con nosotros en nutricion@centronaturalvitalsalud.es o por Whatsapp 615572284.

Publicado el en Consultas de Nutrición
RSS 2.0 (Consultas de Nutrición) RSS 2.0 (Blog Vital Salud)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.400 segundos